La actuación de las Agencias en la Adopción Internacional

Abstract: 
Buceando en Internet se encuentra la agencia Christian International Adoption Agency que promociona a manera de catálogo en su web site la adopción de algunos niños disponibles pertenecientes a países como Guatemala, Bulgaria, China, Rumania, Ucrania, Rusia , entre otros, agregando a su fotografía las cualidades de cada uno de ellos.

I- La adopción internacional, obtiene su nota característica cuando los sujetos adoptante y adoptado tienen su domicilio en distintos países. La misma debe ser analizada con cuidado y precaución a la hora de determinar su aceptación o no dentro de un determinado ordenamiento jurídico, en virtud de que detrás de la misma muchas veces se oculta una realidad social, que en forma cada vez menos callada convierte a algunos países en proveedores de niños hacia países más desarrollados conformándose un verdadero tráfico de menores, bajo la pseuda protección del menor.

          Pero aún cuando no se llegue a la conducta delictiva,  la adopción internacional conforma hoy uno de los tantos objetivos de empresarios (agencias), en los que el interés superior del menor queda subsumido en el concepto de riesgo de la empresa, el que por todos los medios se intenta aminorar. Cualquiera sea la óptica desde la que se lo mire, resulta repugnante  la combinación del ánimo de lucro con la adopción,  la que en términos empresarios no es más que la satisfacción de los deseos del clientes de tener un niño en la casa. 

          II- La Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, adoptada por la Asamblea General de la Naciones Unidas el 20 de enero de 1989, fue incorporada  con la reforma del año 1994 a la Constitución Nacional  otorgándole  jerarquía constitucional a los tratados de derechos humanos,  artículo 75 inciso 22 C.N. La Argentina, al ratificar la Convención por ley  23849, sancionada  el 27 de setiembre de 1990, hace  reserva de los incisos b), c), d) y e)  del art 21  de la convención  y manifiesta que no regirán en su jurisdicción por entender que para la aplicación debe contarse previamente con un riguroso  mecanismo de protección legal del niño en materia de adopción internacional a fin de impedir su tráfico y venta, art. 2 ley 23849.    El texto del artículo 21 de la Convención dice  que: Los Estados Partes que reconocen o permiten el sistema de adopción cuidarán que el interés superior del niño sea la consideración primordial;  dice en el inciso a)  que velarán por que la adopción del niño solo sea autorizada por las  autoridades competentes las que determinarán, con arreglo a las leyes y a los procedimientos aplicables sobre la base de toda la información pertinente y fidedigna que la adopción es admisible en vista de la situación jurídica del niño en relación con sus padres, parientes y representantes legales y que, cuando así se requiera las personas interesadas hayan dado con conocimiento de causa su consentimiento a la adopción sobre la base del asesoramiento que pueda ser necesario. 

          El inciso b) del art 21 expresa que  reconocerán que la adopción en otro país puede ser considerada como  otro medio de cuidar del niño, en el caso de que éste no pueda ser colocado en un hogar de guarda o entregado a una familia adoptiva o no pueda ser atendido de manera adecuada en el país de origen;

          En su redacción,  este inciso debiera  marcar contundentemente la nota de excepcionalidad que debe regir a la adopción internacional, a favor del resguardo del derecho a la identidad y al no desarraigo del menor de su cultura de origen. 

          El inc. c) dice que los Estados velarán por que el niño que haya de ser adoptado en otro país goce de salvaguardias y normas equivalentes a las existentes respecto de la adopción en el país de origen;

          Pareciera  insignificante esta exigencia de una protección equivalente a la que le otorga el país de origen, cuando debió consignarse al menos una protección si equivalente pero con la que pregona la misma convención.

          El inc. d) dice que, los Estados adoptarán todas las medidas apropiadas para garantizar que, en el caso de adopción en otro país, la colocación no dé lugar a beneficios financieros indebidos para quienes participan en ella;

          Hubiera sido más saludable que el inciso d del artículo 21 formule una dura restricción a la obtención de beneficios económicos para todos aquellos que participando en forma directa o indirecta en una adopción internacional perciban beneficios económicos de la misma, no quedando excluído el fin de lucro y legitimando la actuación de las agencias-empresas  de adopción internacional, con los riesgos que ellos acarrea.  

          La convención en el inciso e) dice  que,  los Estados promoverán, cuando corresponda, los objetivos del presente artículo mediante la concertación de arreglos o acuerdos bilaterales o multilaterales y se esforzarán, dentro de ese marco, por garantizar que la colocación del niño en otro país se efectúe por medio de las autoridades u organismos competentes;

          La falta de vigencia de este inciso es consecuencia de la reserva de los anteriores. 

          Y tal como se expresó, estos artículos de la convención no han cobrado vigencia en nuestro ordenamiento jurídico en virtud de la señalada reserva. 

          III- Por su parte, la ley 24779, de adopciones de argentina,  que se incorpora al Código Civil,  requiere que el adoptante tenga residencia permanente en el país por un período no menor de cinco años anteriores al pedido de guarda, debiendo esta circunstancia ser acreditada en forma fehaciente e indubitable, art. 415 C.C. Esta exigencia muestra coherencia  con la reserva que formulara Argentina al ratificar la Convención de los derechos del niño, quedando sin lugar a dudas fuera de nuestro ordenamiento jurídico la adopción internacional de niños domiciliados en nuestro territorio por personas domiciliadas fuera del país. La posterior adquisición en las condiciones de su vigencia de jerarquía constitucional de la Convención de los ds del niño, en nada altera la reserva formulada[1]. 

          IV- La Convención Interamericana sobre Tráfico Internacional de Menores, ratificada por Argentina y convertida en ley 25179 en 1999, tiene por principal objeto la prevención y sanción del tráfico internacional de menores, así como la regulación de los aspectos civiles y penales del mismo. Por la misma, cada Estado se obliga a instaurar un sistema de cooperación internacional de menores así como adoptar las disposiciones legales y administrativas en la materia con ese propósito;  y asegurar la pronta restitución del menor víctima del tráfico internacional al Estado de su residencia habitual teniendo en cuenta el interés superior del menor.           

          V- Cabe preguntarse si con la posterior ratificación de la Convención Interamericana  se crea el mecanismo de protección legal a que alude la reserva argentina a la Convención de los derechos  del niño.  La respuesta a ese interrogante, que  pasa por alto la falta de coincidencia entre los países ratificantes de una u otra convención,  es que  del análisis de los incisos mismos que Argentina declara no vigentes en su territorio,  surge su inaceptabilidad con independencia de la existencia de tal mecanismo de protección legal.[2] 

          VI- En Brasil se sancionó, en 1990, la ley 8069 por la que se admite la adopción internacional, debiendo la misma ser otorgada con carácter excepcional, art. 31.  Establece  que la adopción de menores de dos años por extranjero residente o domiciliado fuera de Brasil, debe tener una convivencia con el menor previa a la adopción,  por un período no  inferior a quince días en el territorio del país. Y si se tratara de niños de más de esa edad se extiende el período a un plazo no menor de treinta días, art. 46. No permitiéndose la salida del país hasta tanto esté otorgada la adopción, art. 51, 4º. El nuevo Código Civil brasilero, admite la adopción por extranjeros pero sometiendo la misma a las condiciones establecidas por la ley,  art. 1629 del nuevo código civil brasilero. 

          VII- Lejos de los convenios internacionales,  la realidad social de países poco desarrollados convierte a esos países en proveedores de niños a países en los que la población de niños en situación de ser adoptados  no  satisface los requerimientos de los adoptantes. Así sucede en los  EEUU,  donde los niños que se encuentran en esa situación son  en su mayoría de origen afroamericano,  condición no deseada por los adoptantes,   razón por la cual los niños blancos son buscados en el extranjero a través de agencias internacionales. Estas agencias privadas no establecen un control adecuado, y muchas veces supeditan su actividad  a la mera entrega del niño a los clientes-adoptantes  relegando el interés superior del menor, el cual  es muchas veces trasladado a culturas y etnias diferentes,  y con  escasas posibilidades de que el menor tenga acceso al conocimiento de su identidad estática y dinámica; cobrando importancia y preocupación la actuación de estas agencias. 

          VIII. Buceando en Internet se encuentra la agencia Christian International Adoption Agency  que promociona a manera de catálogo en su web site la adopción de algunos niños disponibles pertenecientes a países como Guatemala, Bulgaria, China, Rumania, Ucrania, Rusia[3],  entre otros,   agregando a su fotografía las cualidades de cada uno de ellos. [4] 

          En marzo de este año 2003,  la Audiencia de Barcelona ha condenado a la Asociación en Defensa del Derecho de la Infancia a la Adopción (ADDIA), una agencia de adopción internacional, a indemnizar  a los padres adoptivos por daños morales e incumplimiento parcial de contrato dado que la agencia no cumplió el contrato en su totalidad porque los padres, una vez en México, lugar de nacimiento de la niña, se encontraron sin acompañamiento ni asesoramiento y completamente desinformados de los trámites a realizar en el lugar de destino. Precisamente, era la agencia internacional la que debía ocuparse de su atención en el país americano.  Además, los magistrados entienden que la pareja merece una indemnización por daños morales, entendidos "como aquellos que producen sufrimiento, zozobra, inquietud y desazón como consecuencia de una conducta transgresora".  La sentencia sostiene que los perjudicados se encontraron en un país extranjero, sin la información, asistencia, acompañamiento y soporte que cabían esperar de acuerdo con el contrato suscrito y los servicios abonados.[5]

          Recientemente en Barcelona familias adoptantes denunciaron públicamente lo que calificaron de "prácticas engañosas" de la agencia legalmente reconocida Asociación de Ayuda a la Infancia del Mundo (AAIM), que tiene su sede en Barcelona  y la que si bien no tiene fines de lucro, acusan de engañarles, pedirles más dinero durante el proceso de adopción y ocultar el estado de desnutrición y las pésimas condiciones de vida de estos niños.[6] 

          En una información aparecida en www.copesa.cl/casos bajo el título Niños chilenos en venta?  Se menciona que Patricia Zuvic, directora ejecutiva de la Agencia de Pensilvania, Today' Adoption Agency denuncia a  la abogada de Santiago de Chile Luz Gilbert, por cobrar dos veces por los mismos pequeños a sus eventuales padres adoptivos. Añade que luego de mucho insistir ante el Servicio Nacional de Menores, Sename, éste respondió que los niños iban a ser adoptados por familias de diferentes nacionalidades, no las de Estados Unidos que los estaban aguardando, agregando las fuentes judiciales que por tratarse de una contienda civil entre la agencia y la abogada, a la magistrada de menores no le compete intervenir. Patricia Zuvic enfatiza que la pérdida económica para las familias adoptantes de los seis menores involucrados es grande, pero que lo que no tiene precio es el daño emocional que se les ha provocado.  El Servicio Nacional de Menores tiene como principal objetivo proteger a los niños chilenos, pero poco puede hacer mientras continúe vigente una ley de adopciones que se desentienda del papel que juegan las agencias y los abogados cuando tramitan una adopción. La actual legislación permite que cualquier entidad particular del extranjero realice un proceso de adopción y se vincule con un abogado chileno para materializarlo. Tampoco al tribunal de menores le corresponde pronunciarse sobre esta materia,  su función se limita a verificar la declaración de abandono del niño y autorizar su salida del país luego de recopilar todos los antecedentes requeridos, y de una entrevista personal con sus futuros padres. "La simple autorización de salida del país hacia el extranjero con fines de adopción, no contempla las medidas necesarias para velar por el interés superior del niño".[7] 

          IX- La actuación dentro de la órbita privada de estas agencias, que en el mejor de los casos  quedan sujetas a un tibio control estatal,  mengua la importancia que merece el destino de los menores. La fuerza obligatoria de un contrato que en algunos países solo aparece fundado en el respeto a la libertad y la voluntad individual tiende al menoscabo del interés superior del niño, único objetivo que debiera ser tenido en miras en todo lo que se refiere a la adopción internacional de menores de edad . 

          X- En nuestro orden jurídico interno, en  Acuerdo nº 2707, la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, instituye el Registro Central de aspirantes a guardas con fines de adopción, cuya formación, mantenimiento y actualización estará a cargo de la Subsecretaría del Patronato de Menores de la Suprema Corte de Justicia, y de la Secretaría de la Procuración General,art. 1; debiendo contener dicho Registro  la lista de postulantes inscriptos en los Juzgados de Menores de la Provincia de Buenos Aires para acceder a las referidas guardas, y se integrará con la nómina de los menores tutelados que se encuentren en situación de adoptabilidad; incluirá asimismo en su banco de datos el listado de aquellos menores a cuyo respecto se hubiera impetrado la adopción por ante Juzgados Civiles y/o Tribunales de Familia a efectos de posibilitarles ejercer oportunamente el derecho a conocer su identidad de origen, art 2; El Registro tiene su asiento en la Subsecretaría del Patronato de Menores, la que coordinará sus actividades con la Procuración General, a efectos del contralor y procesamiento del material, art. 3;   

          Para concluir,

En el derecho internacional privado argentino de fuente interna, resulta aceptable continuar con la prohibición de la adopción internacional de menores domiciliados en el país, con sus adecuados controles para evitar el fraude a la ley;  y en el de fuente internacional debieran existir instrumentos convencionales aptos para evitarla, o solo aceptarla  excepcionalmente,  [8]evitando además la actuación de las agencias privadas.

Es conveniente promover en los foros internacionales a que los países  tradicionalmente "proveedores" de niños en situación de adopción se comprometan a armonizar sus legislaciones internas, en pos de dificultar la adopción internacional, o solo admitirla en supuestos de excepción, poniendo en practica los controles necesarios para evitar el trafico de menores. 



[1]NELLY MINYERSKY, ponencia presentada en la XIII CONFERENCIA NACIONAL DE ABOGADOS JUJUY ABRIL 2000- COMISIÓN 3: FAMILIA Y SUCESIONES TEMA B): ADOPCIÓN. Acerca de la llamada adopción internacional
extraída de http://www.aaba.org.ar/    de la ASOCIACIÓN DE ABOGADOS DE BUENOS AIRES- Biblioteca electrónica

[2]D’Antonio, Daniel Hugo, "Regimen legal de la Adopción, Ley 24.779"; Rubinzal Culzoni, Ed. 1997.

[4]Sergei B.April 26, 1999. Sergei is an active boy, friendly and likes his studies. He recognizes objects in pictures and is attentive. Sergei likes to sing, play and dance. He shares well with other children, looks out for the smaller children and is tender and kind..

Born August 31, 1997. Stepan is very active with an inquiring mind. He speaks well in sentences, learns poems by heart easily. He makes contacts easily with adults and other children. He shows interest in his studies, knows geometric figures, draws and enjoys physical culture and music lessons. Stepan is tidy, has a good appetite and sleeps quietly.-----------------------

[7]Ariela Milla Castillo Más información: La Tercera Investiga www.copesa.cl/casos
Country: 
Editor notes: 
Author: